Blog Menarini

profesionales sanitarios como portavocesCada minuto se realizan más de 3,5 millones de búsquedas en Google, se producen 900.000 accesos a Facebook y se envían 156 millones de emails. Y seguro que una buena parte de esas acciones tienen relación con la salud. Sin duda, la cantidad de información que hay en internet es abrumadora y cada vez más, los usuarios tenemos la necesidad de distinguir la información relevante de la que no lo es.

¿Cómo afecta la existencia de esta sobreabundancia de información a los profesionales sanitarios? Por un lado, porque como profesionales queremos mantenernos informados sobre nuestro tema de interés, y esto nos va a obligar a seleccionar qué fuentes de información son fiables y a establecer métodos para monitorizar información relevante. Por otro lado, porque como especialistas, tenemos la capacidad de aportar valor: compartir con el mundo aquello que nos parece interesante. Y gracias a los medios sociales, es muy fácil hacerlo a través de nuestro blog o redes sociales. Me alegra ver cómo cada vez más sanitarios se unen en esta misión de enriquecer la red con sus aportaciones. Sin darse cuenta, muchos van ganando autoridad y creando su marca personal. Pero lo más bonito es que el fin último no es este, sino generar conocimiento para ayudar a otros.

Casi todos los #sherpas20 que he conocido son content curators. Muchos no lo saben, pero detrás de su labor divulgadora existe un método sistematizado de curación de contenidos. ¿En qué consiste? En buscar y seleccionar información digital para añadir valor a través de su propia aportación y compartirlo en internet. Hay un sinfín de herramientas gratuitas y sencillas de utilizar que nos facilitan enormemente esta tarea: Google Alerts, Feedly, Symbaloo, Pocket, Netvibes, Scoop it, Hootsuite, Pinterest, Wakelet, etc. las hay para todos los gustos y sus posibilidades son infinitas. Conocerlas y saber cómo sacarles partido va a marcar una diferencia en cómo gestionamos nuestra información en el día a día.

Además, en los últimos años tenemos un nuevo reto. Ya no es suficiente con discernir lo que es relevante de lo que no lo es. Ahora además se hacen virales las fake news y con el uso de la inteligencia artificial, cada vez es más difícil discernirlas. Según la consultora Gartner en su informe ‘Predicciones tecnológicas para el 2018’, en 2022 la mayoría de los países occidentales consumirán más información falsa que noticias reales.

Plataformas como Maldita Ciencia y más específico de las ciencias de la salud, Salud Sin Bulos, son cada vez más necesarias como portavoces de la información veraz y contrastada.

Me parece fundamental que los profesionales sanitarios puedan formarse en competencias digitales para conocer cómo diseñar un método de curación de contenidos sobre un tema determinado y utilizar las herramientas que les ayuden en su proceso, así como el funcionamiento de las iniciativas que desmontan fake news y cómo contribuir a la hora de divulgar información veraz.

Por Paula Traver

Posts relacionados

Afrontar el reto del cambio

En los últimos tiempos hemos insistido en pasar del mundo 1.0 al 2.0, y al 3.0. Además, una parte de la...
Leer más

Cuestión de prioridades

Nuestro entorno sanitario ha experimentado muchas modificaciones a lo largo de los años. Integrar en el mismo...
Leer más

Cambio de paradigma en...

En los últimos diez años Internet ha experimentado una revolución que ha afectado directamente a la forma en...
Leer más

Las redes sociales como...

Los hábitos de la población en lo referente a la búsqueda y al acceso de la información en el universo de...
Leer más