Blog Menarini

La salud digital en tiempos de coronavirus

La irrupción en nuestras vidas del virus SARS-COV2 ha sido global y repentina. Porque si bien es cierto que lo que estaba ocurriendo en China debería de haber puesto al mundo en estado, no digo de alarma, pero sí de mayor expectación, lo cierto es que ninguno imaginábamos que la pandemia se extendería y se desarrollaría de la manera que lo ha hecho, no creo que nos planteásemos que algo tan pequeño podría quitarnos una facultad tan importante: nuestra libertad.

Pero no todo lo que nos ha traído la Covid-19 son pérdidas o cambios negativos, no, nos ha aportado también mejoras, entre ellas ha supuesto un enorme impulso, un auténtico revulsivo de la digitalización empresarial y laboral.

Cabe preguntarse ¿también se ha producido ese impulso en la digitalización de la salud?

Me permitiréis que me responda a mí misma. Creo que sí, pero también que no.

Me explico.

Hemos visto cómo el confinamiento y las restricciones suponían una reducción sustancial de las visitas “no urgentes” a las urgencias, un uso mucho más racional de la sanidad pública. Muchas consultas se han podido resolver vía telefónica o a través de otras herramientas e instrumentos digitales. Las plataformas de teleconsulta y telediagnóstico han experimentado crecimientos importantes, los propios pacientes que no siempre apostaban por ellas, las han estado demandando.

Se han utilizado también diferentes Apps para colaborar en el diagnóstico, principalmente autodiagnóstico, y realizar pequeños estudios de evolución epidemiológica de posibles contagiados. En este sentido se dispone de hasta 4 aplicaciones diferentes: la oficial del gobierno de España, la de la comunidad de Madrid, la del Gobierno catalán y la del gobierno vasco (a este respecto me surgen más preguntas que quizás no sea el momento de responderse, pero ¿no era posible coordinarse? ¿no habría sido mucho más eficiente?).

Muchos usuarios (sean o no pacientes) y los profesionales sanitarios se han visto “empujados” o casi “obligados” a adentrarse en el mundo digital. Otros, a realizar un mayor uso de herramientas digitales que no conocían o que apenas utilizaban hasta el momento. Se ha producido, sin duda, un importante avance en la digitalización individual, pero ¿pensáis que esta digitalización ha sido uniforme? ¿que ha afectado a todos los estratos por igual? ¿o en realidad se habrá incrementado aún más la distancia a ambos lados de la brecha digital?

En cualquier caso, como buenos sherpas y escaladores, daremos la bienvenida a los avances conseguidos: el nuevo campamento base está un poquito más cerca de la cima.

¡Toca trabajar en los que faltan por conseguir!

Aprovechemos el impulso, continuemos adelante.

salud digital

Mª José Cachafeiro. Farmacéutica, formadora y consultora digital. Creadora de laboticadetete.com. Autora de la FarmAPPedia.