Blog Menarini

Educación en salud

Todos hemos sentido dolor en algún momento de nuestra vida, pero algunas personas lo sufren durante largos periodos de tiempo con escaso o ningún alivio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como una enfermedad y califica a su tratamiento como un derecho humano fundamental.

En 2019 y, según la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), el 75% de las consultas que se realizaron en los servicios de Urgencias y Emergencias de nuestro país tuvieron como principal causa el dolor crónico o agudo.

La Sociedad Española de Dolor (SED) advierte que en España el dolor crónico afecta a aproximadamente al 17-18% de la población, y su intensidad se considera entre moderada y grave en el 12% de los casos. La edad media de los pacientes atendidos en las Unidades del Dolor españolas oscila entre los 48 y los 57 años, en plena edad productiva, y se considera que el 89% de éstos tiene limitada su capacidad para el trabajo. El promedio de días perdidos por dolor en España es de 16,8 al año.(*)

La realidad y el tratamiento de estos pacientes suponen un desafío para los profesionales sanitarios, ya que el dolor impacta en todas las facetas vitales de las personas afectadas. Según los especialistas, la atención al paciente con dolor debe implicar un abordaje multidisciplinar tanto desde el ámbito de la Atención Primaria como desde el de la Atención Especializada.

En este contexto, las actividades de formación continuada en el tratamiento del dolor y manejo de fármacos analgésicos y coadyuvantes se convierten en necesarias e imprescindibles.

Por su parte, la International Association for the Study of Pain (IASP) ha proclamado este 2021 como el Año Mundial del Dolor de Espalda, en el que confluyen el dolor cervical, dorsal y lumbar.

En nuestra apuesta por la formación de calidad, desde Menarini promovemos la oferta formativa para el abordaje contra el dolor, así como la divulgación e información sobre éste.

Tenemos al dolor en nuestro punto de mira.

*Ref bibliográfica:
Caramés Álvarez MA y Navarro Rivero M. Costes del tratamiento del dolor versus su no tratamiento. Aproximación a la realidad de Portugal y España. Dor (2016) 24

Más de 520 millones de personas en el mundo viven hoy en día con una enfermedad cardiovascular siendo la principal causa de muerte en todo el planeta. En nuestro país también continúa a la cabeza como la primera causa de muerte con 258,64 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Incluso en tiempos de pandemia, las enfermedades cardiovasculares siguen encabezando este ranking: en 2020, por cada persona fallecida por Covid-19, se han producido entre 3 y 4 muertes diarias por estas patologías.

Para poder reducir la incidencia de la enfermedad cardiovascular debemos controlar los factores de riesgo que provocan su aparición. Algunos de ellos son el tabaquismo, tener alto el colesterol, padecer diabetes, hipertensión arterial u obesidad, o vivir anclados en el sedentarismo. También podríamos destacar otros como la contaminación del aire.

Según la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del Corazón, el control de estos factores podría prevenir hasta el 80 % de las muertes prematuras por estas afecciones.

Sin duda, la prevención es la mejor arma que tenemos para poder combatir las enfermedades del corazón. Esta es la razón más importante por la que todos deberíamos llevar una vida sana y saludable, apoyada en una alimentación óptima y la práctica de ejercicio físico, vigilar nuestro colesterol, los niveles de glucosa en sangre pues pueden ser indicadores de diabetes, y nuestra presión arterial. Solo así lograremos cuidarnos el corazón.

FEC 303 cartel HABITOS SALUDABLES 210x297

Día Mundial Contra Tabaco

Accion Contra Tabaco¿Le molesta que no fume? Esto preguntaba el capitán Spaulding a una mujer en “El conflicto de los Marx”, uno de los primeros largometrajes que rodaron estos hermanos, a principios de los años 30. Desde entonces, las sociedades hemos avanzado poco a poco en la lucha contra el tabaco y, a día de hoy, es más inusual oír la versión seria de esta pregunta, porque todos somos conscientes de que es perjudicial para quien lo fuma y para aquellos que están a su lado.

En Menarini, dentro de nuestra política de RSC y de nuestro compromiso con la salud de las personas, hemos decidido sumarnos al Día Mundial sin Tabaco que se celebra hoy (31 de mayo) y realizar una acción con nuestros trabajadores y trabajadoras. La actividad consiste en invitarlos a cambiar un cigarrillo por una deliciosa manzana y compartir este acto simbólico en las redes sociales con el hashtag #DiaMundialSinTabaco.

Aunqu en España se compran menos cajetillas de tabaco que nunca, seguimos siendo uno de los más perjudicados por el tabaquismo en la Unión Europea. Según el Eurobarómetro de 2015, el 29% de los españoles consumen tabaco. Si bien esta cifra ha disminuido en los últimos años (ascendía al 33% en 2012), continúa colocándonos en el top ten de países fumadores de la Unión. En concreto, somos los novenos más fumadores. En los primeros puestos, Grecia (38%), Bulgaria (35%), Croacia (33%) y Francia (32%).

Luchando contra las enfermedades respiratorias

Esta iniciativa está ligada a nuestro compromiso con la calidad de vida de las personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), asma y otras afecciones pulmonares para las cuales el tabaquismo es uno de los principales aceleradores. La EPOC, en concreto, se caracteriza por la obstrucción progresiva de las vías aéreas, lo que minimiza de forma permanente y considerable la capacidad pulmonar de las personas y, con ello, su calidad de vida.

 

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica en la que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta y es el principal factor de riesgo cardiovascular que más morbimortalidad y discapacidad produce en el mundo, así como el motivo más habitual de consulta médica.

La HTA se define como una PA sistólica (PAS) ≥140 mmHg o una PA diastólica (PAD) ≥90 mmHg medidas en consulta. En España, 4 de cada 10 personas padecen hipertensión y 3 de cada 10 hipertensos están aún sin diagnosticar. Asimismo, el control de la presión arterial (PA) es insuficiente en todo el mundo y está muy lejos de ser satisfactorio en nuestro país, puesto que el 58,5% de los hipertensos que están tratados tienen esta patología mal controlada.

La hipertensión es más frecuente en hombres que en mujeres y en personas de más de 65 años. Otros factores de riesgo son el sobrepeso u obesidad, la diabetes, el estrés, la menopausia de inicio temprano, el consumo de tabaco, presentar niveles altos de colesterol o triglicéridos o vivir en lugares de alta contaminación.

Según la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), para llevar a cabo un correcto protocolo de medición de la PA, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • El paciente debe estar cómodamente sentado en un entorno tranquilo, al menos durante 5 minutos antes de comenzar la medición.
  • Se deben realizar tres mediciones de la PA, con un intervalo de 1 a 2 minutos.
  • La PA que se debe registrar es la media de las dos últimas lecturas realizadas.
  • La medida de la PA se debe realizar siempre inicialmente en ambos brazos, y definir el brazo dominante (el de mayor PA). Una diferencia de PA entre ambos brazos > 15 mmHg se asocia a un incremento del riesgo vascular.
  • Se recomienda la automedida domiciliaria de la PA y/o la monitorización ambulatoria de la PA.