Identifícate para acceder a contenido exclusivo

Durante el viaje

Medio de transporte

  • Automóvil
    • Planificar la ruta y averiguar la localización de lugares para comer y descansar durante la misma.
    • Descansar unos minutos cada 2 horas, caminando unos metros para activar la circulación de las piernas.
    • Medir sus niveles de glucosa antes de emprender el viaje y de forma periódica a lo largo del mismo (cada 3 o 4 horas, y si presenta síntomas de hipoglucemia) si es usted el conductor.
    • Llevar en el vehículo: el medidor de glucosa y para tratar posibles hipoglucemias pastillas o ampollas de glucosa o alguna bebida azucarada
  • Autocar y/o autobús
    • Bajar y descansar unos minutos en las paradas periódicas.
    • Llevar encima algo de comida con carbohidratos y pastillas o ampollas de glucosa o bebidas azucaradas, por si surgen imprevistos.
    • Utilizar chicles de biodramina si es propenso a marearse.
  • Barco
    • Llevar encima algo de comida con carbohidratos, no obstante, los barcos suelen disponer de bar y restaurante, e incluso de tiendas donde usted puede adquirir los alimentos y bebidas que necesite.
    • Lleve con usted toda la medicación que necesite , no se confíe. Aún así, los barcos suelen contar con botiquín y enfermería, para solventar problemas médicos leves a bordo.
    • Si usted habitualmente se marea, no dude en usarchicles de biodramina.
  • Avión
    • Tenga en cuenta la duración del vuelo
    • Llevar encima su tratamiento, todo el material de autocontrol necesario y alimentos que contengan hidratos de carbono de absorción rápida y lenta.
    • Algunas compañías aéreas sirven menús adaptados para personas con diabetes, pero de todos modos no se confíe. Además estos menús tienen generalmente un contenido muy bajo en hidratos de carbono.
    • Hay que contar también con posibles retrasos debidos a problemas técnicos o meteorológicos, que pueden obligarle a permanecer varias horas en los aeropuertos.
    • Nunca guarde en el equipaje que facture ni su medicación habitual, ni los suplementos dietéticos ni ningún material o documento del cual no pueda prescindir. Todo esto debe viajar con usted en su equipaje de mano.
  • Tren
    • Los viajes en tren le permitirán caminar a lo largo del trayecto.
    • Llevar encima su tratamiento , todo el material de autocontrol necesario y alimentos que contengan hidratos de carbono de absorción rápida y lenta.
    • Suelen contar con servicio de bar y realizan periódicamente paradas.
    • Es un buen medio de transporte para la persona con diabetes.

Alimentación

  • Intente mantener en la medida de lo posible una dieta similar a la suyahabitual
    • Averigüe como es el tipo de alimentación del país de destino y la composición de los platos más comunes
    • Puede consultar cualquier libro-guía , donde aparecen siempre comentarios sobre la cocina del país y si se suelen cumplir las medidas higiénicas básicas.
    • Una buena precaución es tomar siempre agua y bebidas embotelladas y no consumir alimentos crudos o poco cocinados, o donde no se especifique su fecha de caducidad.
    • Es bueno llevar algún alimento que contenga carbohidratos de fácil transporte (p.e. galletas) por si surgen imprevistos.
    • No confíe en que siempre encontrará un lugar para poder comer o adquirir alimentos cuando lo necesite.

Modificaciones en la pauta terapéutica

Si el único tratamiento que realiza para la diabetes es un plan dietético, las precauciones que deber adoptar son las que se mencionan en el apartado anterior.

  • Si está en tratamiento con hipoglucemiantes orales:
    • En general no son precisos demasiados cambios, suele bastar con tomar el fármaco siguiendo el esquema habitual pero adaptado al nuevo horario , aunque esto dependerá del tipo de fármaco que use.
    • Si está usando una sulfonilurea (glibenclamida, gliclazida, glipizida, glimepirida), existe tambiénriesgo de hipoglucemia por lo que el cumplimento de horarios y el aporte habitual de hidratos de carbono debe intentar mantenerse.
    • Otros hipoglucemiantes orales tienen un nulo o muy bajo riesgo de hipoglucemia (repaglinida, metformina, acarbosa, rosiglitazona, pioglitazona, miglitol).
    • Mida sus niveles de glucosa con frecuencia
    • Lleve encima suplementos dietéticos que contengan carbohidratos (pastillas o ampollas de glucosa, zumos, galletas.)
    • Consulte con su médico si debe añadir o eliminar alguna toma en función de los cambios horarios
  • Si se encuentra bajo tratamiento con insulina:
    • Si se dirige a la misma franja horaria únicamente ha de tener en cuenta que si ha de realizar más actividad física, habrá de reducir las dosis de insulina. Su médico le indicará cómo.
    • Si se desplaza hacia el oeste con una diferencia horaria superior a 4 horas, será necesario añadir una ingesta y un suplemento de insulina.
    • Si se viaja hacia el este con una diferencia horaria superior a 4 horas, es posible que pueda eliminar una comida y una dosis de insulina.
    • Si está en tratamiento con perfusor de insulinadeberá modificar el reloj de éste para adaptarse al cambio de horario. Será su médico quien le dará los detalles de cómo hacer todas estas modificaciones.
    • No se inyecte la insulina hasta que le hayan servido su plato y haya calculado las raciones de hidratos de carbono que contiene.
    • Si viaja a lugares muy calurosos , lleve una pequeña nevera para guardar la insulina.
    • Siempre han de viajar con usted la insulina, el medidor de glucosa, un kit de glucagón e hidratos de carbono de absorción rápida y lenta.

Niños

Los niños mayores de 8 o 9 años con diabetes, deben tomar las mismas precauciones que los adultos.

Con los niños de menor edad hay que extremar las precauciones:

  • Pueden presentar hipoglucemias inadvertidas sobre todo nocturnas con mayor facilidad que los mayores. Deberán medirse sus niveles de glucosa a media noche, sobre todo si han hecho más ejercicio del habitual
  • Con frecuencia no se adaptan bien a las comidas si los alimentos son distintos de los habituales
  • Es mejor que se inyecten la insulina rápida inmediatamente después de la ingesta, solo así estaremos seguros de lo que han comido y calcularemos bien la dosis
  • Son más susceptibles a infecciones intercurrentes y pequeños accidentes, por lo que hay que llevar el botiquín de viaje bien preparado. Su pediatra le recomendará los medicamentos que debe llevar consigo, así como las dosis
  • Hemos de asegurarnos de que descansan adecuadamente. Un niño fatigado puede presentar un peor control de sus niveles de glucosa

Más información para viajar con niños

Precauciones adicionales

  • Lleve siempre calzado cómodo , ya usado, le evitará problemas si tiene previsto caminar más de lo habitual
  • No tome el sol sin protección y use gafas de sol
  • Evite fatigarse en exceso, descansar unos minutos periódicamente le sentará bien
  • Temperaturas muy elevadas:
    • Favorecen la deshidratación, sobre todo si los niveles de glucosa se mantienen elevados. Asegúrese de ingerir abundante agua
    • Si usted padece neuropatía del sistema nervioso autónomo, que favorece la hipotensión, también deberá aumentar el aporte hídrico
  • Temperaturas muy bajas:
    • Disminuyen la absorción de la insulina, pero si después de un frío intenso se produce un calentamiento rápido (p.e. acercarse a un fuego), la insulina se absorberá rápidamente aumentando el riesgo de hipoglucemia
    • Si usted sufre de neuropatía del autónomo, el riesgo de hipotermia es mayor
  • Mida sus niveles de glucosa de forma frecuente, tratar una hipoglucemia de forma precoz evitará problemas mayores

Que hacer en caso de...

  • Fiebre

    Lleve siempre en su botiquín de viaje algún antitérmico (p.e. paracetamol) por si aparece fiebre. Si ésta persiste, sobre todo si hay otros síntomas añadidos, se recomienda acudir a algún hospital o centro médico

  • Vómitos y/o diarreas

    En el caso de que aparezcan diarreas, es bueno iniciar una dieta astringente (arroz hervido, pollo o pescado hervidos o a la plancha, manzana, suprimir lácticos.) e ingerir abundantes líquidos (agua, bebidas isotónicas). Mida sus niveles de glucosa de forma frecuente. Generalmente estos cuadros se autolimitan en pocas horas.

    Si persiste el cuadro, puede ayudar la toma de algún antidiarreico tipo loperamida, pero si aparece fiebre o las deposiciones son muy frecuente consulte con un médico. En el caso de que aparezcan vómitos, tome algún antiemético tipo metoclopramida (Primperan ®), mida sus niveles de glucosa cada 3 o 4 horas e intente ingerir algún alimento líquido que contenga hidratos de carbono.

    Si está tratado con insulina utilice suplementos de insulina rápida cada 3 o 4 horas. Si es usted un diabético de tipo 1, mida sus niveles de cuerpos cetónicos en orina, cada 3 o 4 horas. Si aparece franca cetonuria y no consigue tolerar alimentos, consulte rápidamente un médico.

  • Heridas

    Si se produce una herida, lávela con abundante agua y jabón y si ésta se produce en un lugar de roce (p.e. pie) cúbrala con un pequeño apósito. No se recomienda la tintura de yodo ni pomadas antibióticas de entrada.

    Consulte las principales recomendaciones para cuidar los pies en la persona diabética.

  • Mareo

    El mejor tratamiento del mareo es su prevención. Utilice chicles de biodramina si tiene propensión a marearse. No lea durante los viajes en coche, barco o autobús. Manténgase relajado, sentado en una posición cómoda, con los ojos cerrados o la vista al frente. No realice comidas copiosas o ingesta de bebidas alcohólicas antes de viajar. Si se marea, y viaja en su coche, lo mejor es parar unos minutos y caminar unos metros.

  • Hiperglucemia

    Una determinación aislada de glucosa alta no debe preocuparle en exceso. Puede caminar un rato o inyectarse una dosis suplementaria de insulina.

    Si la elevación de la glucosa es persistente analice los motivos: menor actividad, mayor ingesta. y procure corregirlos. Puede aumentar las dosis de insulina respecto a las habituales. Asegúrese de que la insulina esté en buen estado (puede desechar el bolígrafo en uso e iniciar otro) y revise el funcionamiento del medidor de glucosa y de las tiras reactivas, comprobándolo con una tira de un tubo nuevo y si se puede con otro medidor.

    Si los valores de glucosa superan los 250 mg/dL (14 mmol/L) en varias determinaciones y usted padece diabetes tipo 1 debe determinar cuerpos cetónicos en orina. Si aparece cetonuria franca, y no se resuelve con dosis suplementarias de insulina y carbohidratos (ver apartado de "Vómitos y diarreas") consulte a un médico.

    Si presenta una hipoglucemia puntual, solvéntela de la manera habitual (pastilla de glucosa, bebida azucarada.).

    Si aparecen hipoglucemias frecuentes, analice los motivos: mayor actividad física, menor ingesta. e intente modificarlos. Una buena prevención es reducir las dosis de insulina habituales o ingerir suplementos dietéticos con carbohidratos ("snacks") como fruta, galletas, yogur. entre comidas.

    Si utiliza insulina y padece diabetes tipo 1, debe llevar consigo al menos 2 kits de glucagón que se guardan en nevera. Sus acompañantes han de saber utilizarlo en caso de hipoglucemia severa con reducción del nivel de consciencia. Ha de tener presente también, que en caso de realizar ejercicio de larga duración y moderada intensidad (montañismo, excursiones de larga duración, grandes caminatas) pueden aparecer hipoglucemias tardías. Es bueno reducir las dosis de insulina incluso después de acabado el ejercicio y aumentar los carbohidratos de la siguiente ingesta. Mida sus niveles de glucosa de forma más frecuente y también durante la noche posterior al ejercicio.

    Más información sobre ejercicio físico y diabetes

  • Pérdida o sustracción de la medicación habitual

    Una buena medida es llevar doble medicación y material y repartirla en dos maletas o bolsos distintos. De esta forma, si se produce un robo o pérdida de una parte del equipaje, puede mantener la otra. Incluso , si viaja acompañado, otra persona puede también llevar partede su medicación o material. No pierda de vista el equipaje bajo ningún concepto.

    Lleve una receta médica y un informe médico , preferiblemente también en inglés si viaja al extranjero, donde se especifique cual es su tratamiento. Evitar nombres comerciales, es mejor que figure el principio activo ya que los nombres comerciales varían en función de los países. Dosis y concentraciones deben estar bien especificados. Es bueno disponer del teléfono o dirección de algún hospital, centro médico o especialista en el lugar de destino, con quien pueda contactar. La embajada o el consulado, también pueden ayudarle en estos casos, así como la policía local o los empleados de su hotel. Lleve siempre la dirección de los mismos.

Autora:
Dra. Ana Chico, endocrinóloga del Hospital Dos de Maig de Barcelona y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Diabetes. Fecha de revisión: mayo 2006.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto

Identificarse en la web