Identifícate para acceder a contenido exclusivo

Turismo responsable

  1. Adquiere una buena guía y/o información de viajeros veteranos que incluya un resumen de historia, cultura, legislación y situación actual del país. Te ayudará a entender la idiosincrasia de cada pueblo y evitarás malentendidos. És recomendable que contenga frases o fórmulas simples en los idiomas locales.
  2. Ahorra recursos naturales. En tu casa o en el extranjero. Piensa que pueden ser escasos en el país que te acoge. Pon atención en cerrar correctamente grifos, luz y aire acondicionado cada vez que abandones tu alojamiento.
  3. Solicita permiso para fotografiar a personas. Si no dominas el idioma, una sonrisa y la voluntad de entenderse puede ser suficiente.
  4. Apoya a las empresas locales. Si puedes escoger, elige hoteles y establecimientos de propiedad autóctona aunque sean más modestos. Contrata a guías u operadores turísticos y medios de transporte del país. No adquieras artesanía elaborada con material provinente de fauna o flora salvaje, sobretodo si procede de especies protegidas. Quien adquiere o importa patrimonio histórico o cultural sin los permisos pertinentes es, llanamente, un espoliador.
  5. Sé sensible a la diversidad cultural de los estados. Es un patrimonio de toda la humanidad. Ten en cuenta que las formas de vida indígenas a veces son explotadas por su vertiente folklórica y exhibidas como atracciones sin que las ganancias reviertan en las comunidades.
  6. No regales lápices, dinero o caramelos a los niños. Fomentas la actitud mendicante. Si pensabas destinar una cantidad a ello, dónala a un proyecto de una institución o ONG públicamente reconocidas con actividades sobre el terreno.
  7. El turismo sexual organizado es un ejemplo cruel de explotación. Mantén una actitud firme en contra.
  8. Valora las normas de conducta y de vestir locales. Las opiniones sobre lo que es moda, lo que es correcto y lo que demuestra buen gusto varían según los países. Algunas indumentarias pueden ser interpretadas como un intento desculturalizador por parte de la población más conservadora. Entre tú libertad individual y el mimetismo con el protocolo local hay un equilibrio que debes encontrar.
  9. No critiques al gobierno o a los políticos del país que visites. Cada estado debe resolver sus propios problemas. La actitud criticona conduce invariablemente a la prepotencia etnocentrista.
  10.  Sé amable, paciente y disfruta intensamente de tu viaje. No dudes en pedir ayuda si la precisas en la seguridad que la población autóctona te va a socorrer. Pas la información del decálogo a quien sepas que viaja…o a los que se quedan en casa!

Autores: A. Clavel Parrilla, M. Varea Sanz, R. Gómez-Lus, Mª Pilar Goñi Cepero. Departamento de Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública. Facultad de Medicina. Universidad de Zaragoza. Mayo 2007

Identificarse en la web