Identifícate para acceder a contenido exclusivo

Durante el viaje

Precauciones

Comidas y bebidas

A todas las edades se debe aconsejar no ingerir alimentos callejeros, sobre todo los elaborados con agua (helados, agua no embotellada, zumos). Muchos de los problemas sanitarios ocurren después de la ingesta de alimentos contaminados. También se deben evitar los productos lácteos sin garantía, y las verduras, carne y pescado sin cocer.

Cuidado con los cubitos de hielo, ya que el agua con la que están preparados puede no ser de garantía por lo que es mejor evitarlos. En según que lugares incluso es recomendable lavarse los dientes con agua embotellada.

Exposición al sol y calor

Se debe aconsejar cremas con factor de protección 20 ó más para evitar lesiones dérmicas de importancia, aunque se debe aconsejar viajar con alguna crema antibiótica y antiinflamatoria para el caso de alguna quemadura solar.

Es importante que el niño esté bien hidratado en todo momento, deberá vestir ropa adecuada lo que significa no exponer más zonas del cuerpo que las necesarias al medio ambiente y utilizar materiales frescos (algodón). Es importante la protección de la cabeza y el uso de gafas de sol.

Congelación

El clima frío puede ocasionar congelación e hipotermia. Las congelaciones son más frecuentes en las partes acras (manos, pies, orejas y nariz). La congelación puede afectar sólo a la piel o tejidos más internos, variando la gravedad. Se debe a una falta de riego sanguíneo, es un mecanismo de adaptación del organismo que tiende ahorrar calorías para órganos vitales, evitando que se pierdan por las zonas más expuestas al frío.

La hipotermia consiste en la pérdida progresiva de calorías, descendiendo la temperatura basal hasta límites incompatibles con el mantenimiento de las funciones vitales (27ºC).

Se debe prevenir con:

  • Equipo de ropa adecuado, de tejido termógeno, que cubra cabeza y orejas y que proteja adecuadamente manos y pies
  • Alimentos de alto contenido energético que aporten calorías rápidas, reserva de grasas, una buena hidratación, y vitamina C y A

El tratamiento consiste en:

  • Recalentar al afectado, retirando las prendas mojadas y cubriéndolo con mantas o ropa seca
  • Evitar el recalentamiento rápido junto al fuego o la calefacción que puede originar trombos
  • Trasladar al paciente a un centro lo más rápido posible

Picaduras de insectos

Los insectos son importantes transmisores de numerosas enfermedades (paludismo, dengue, filaria, tripanosomiasis, fiebre amarilla, oncocercosis), por lo que hay que tratar de evitar sus picaduras mediante el uso de repelentes y mosquiteras impregnadas de insecticida para dormir.

Para los niños se recomienda los repelentes que no contienen dietiltoluamida, ya que ésta se absorbe por vía cutánea y su uso puede provocar una intoxicación en los más pequeños. En los lactantes es mejor utilizar elrepelente en crema o barra para saber exactamente la zona protegida, ya que con el spray la zona impregnada es menos exacta. Cuando el uso de mosquiteras no sea posible, se puede utilizar las espirales de piretra u otros insecticidas ambientales.

Las picaduras de insectos suelen producir prurito y el niño, al rascarse, puede infectar las lesiones. Será aconsejable disponer para su tratamiento deantihistamínicos, antibióticos y antiinflamatorios de uso tópico.

Animales peligrosos

Se debe evitar que los niños se acerquen a los gatos y perros en estos países, sobre todo en las zonas rurales, ya que en ellas no suele existir ningún tipo de control sobre la rabia. Los monos también pueden transmitir la rabia y otras enfermedades víricas graves, por lo que no se debe intentar acariciarlos.

También se debe evitar el contacto con roedores salvajes, ya que pueden transmitir la peste, a través de la picadura de una pulga. No hay que olvidar la existencia de animales venenosos por lo que se tiene que ir debidamente calzado y cubierto para evitar mordeduras y picaduras peligrosas.

Baños en agua dulce

Existe el peligro de adquirir enfermedades como laesquitosomiasis y la leptospirosis. Se debe consultar antes de emprender el viaje, si los ríos y lagos del país de destino están contaminados con esquistosomas.

La recomendación sería no bañarse en aguas sin garantía, en caso de bañarse, es importante acudir al especialista para una revisión al regreso.

Patologías más frecuentes

Diarrea

Los niños presentan habitualmente más riesgo de diarreas que los adultos, por lo que es importante advertir a los padres sobre el peligro de deshidratación y como prevenirla. 
La diarrea del viajero se ha relacionado con un gran número de agentes infecciosos (parásitos, bacterias y virus). La causa más frecuente es Escherichia coli enterotóxico, aproximadamente en un 50% de los casos.

Generalmente no se recomienda el tratamiento farmacológico, si no la rehidratación con suero oral, pero si la enfermedad es grave y presenta fiebre, sangre en heces y mal estado general se debe tratar con antibiótico, aunque no se pueda establecer el diagnóstico de certeza. Se recomienda como antimicrobiano inicial el trimetropín-sulfametoxazol a dosis de 4mg/kg-20mg/kg cada 12horas.

Mareo (cinetosis)

Los principales signos y síntomas de cinetosis son

  • Palidez
  • Sudor frío
  • Náuseas
  • Vómitos

En ocasiones se acompaña de síntomas respiratorios, cardiovasculares o intestinales

Los niños de 2 a 12 años son más susceptibles. Se puede tomar de forma profiláctica dimenhidrinato (5mg/kg/día en 4 dosis), una hora antes del viaje.

Mal de altura

A menudo aparece durante las primeras 24 horas del ascenso. La incidencia y la gravedad depende de: la predisposición individual, la altitud y la velocidad de ascenso.

Los principales signos y síntomas de cinetosis son

Cefalea Fatiga Mareos
Vértigo Edemas Insomnio
Anorexia Nauseas o vómitos Dificultad respiratoria

Los lactantes pueden manifestar clínica más inespecífica como irritabilidad, rechazo del alimento y trastorno del sueño. 
Las manifestaciones clínicas aparecen a partir de los 3.000 metros, pero en ocasiones ya sucede a los 2.500.

Se recomienda para prevenir el mal de altura:
1) Pasar unos días a 2.000 metros antes de ascender más
2) Después de los 3.000 metros ascender sólo 300m por día en función de los síntomas, evitando los ascensos bruscos
3) Descansar 2 ó 3 noches a 2.500 - 3.000 metros antes de ascender más
4) Evitar los incrementos de más de 500 metros para la altitud dónde dormir
5) Si se llega en avión a una ciudad a gran altitud se debe reposar las primeras 48h
6) Las cefaleas se pueden tratar según la edad con ácido acetilsalicílico, paracetamol o ibuprofeno
7) Se debe beber adecuadamente
8) En ascensos rápidos se puede indicar la acetazolamida de forma profiláctica: 5mg por kg cada 24h en dos dosis, iniciando 1 ó 2 días antes y hasta 48 h. después
9) Si aparecen síntomas se debe descender rápidamente, administrar oxigeno (1-2 litro por minuto) y tratar con dexametasona

Jet lag:

Es una alteración del ritmo actividad/reposo por un desfase horario entre el reloj local y el biológico que se produce en los vuelos transmeridianos. Los síntomas son: insomnio, con sueño e irritabilidad durante el día, que suelen ceder en 3 ó 4 días. La intensidad de la sintomatología depende del número de husos horarios cruzados y de la dirección del vuelo.

Se toleran mejor los vuelos hacia el oeste ya que al alargarse el día permiten una mejor recuperación. Se debe tratar de ir a dormir a la hora normal del lugar de destino y cambiar la hora a la del país de destino al subir al avión.

Autora:
Dra. Victòria Fumadó Pérez, responsable del programa del niño viajero o adoptado en el extranjero del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Los contenidos han sido elaborados en mayo de 2003

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto

Identificarse en la web