Identifícate para acceder a contenido exclusivo

Medio de transporte

Se recomienda que el niño menor de 15 días no viaje en avión, ya que en ocasiones no está completamente adaptado y la hipoxia puede afectarle si no tiene totalmente expandido el pulmón.

En los viajes de larga duración es aconsejable reservar los asientos con antelación, para tener fácil acceso al pasillo. Si se viaja con lactantes y niños pequeños es mejor en primera fila que hay más espacio.

Los utensilios de higiene y alimentación del niño, así como algún juguete se deben llevar en la bolsa de mano.

Los cambios de presión en la cabina pueden producir distensión abdominal, por lo que se debe evitar ingerir bebidas gaseosas y comidas flatulentas.

Al descender el avión, es frecuente la otalgia debido al colapso de la trompa de Eustaquio que comunica el oído medio con la faringe, es aconsejable amamantar al lactante en este momento y ofrecer caramelos o chicles a los niños mayores para prevenir la otalgia. Los resfriados no incrementan estas otalgias, ni existe mayor riesgo de barotrauma por los cambios de presión, si el niño padece una otitis media en el momento del viaje.

La presión parcial de oxigeno baja puede producir cefaleas, insomnio e irritabilidad en viajes de larga duración se puede administrar al niño si es necesario hidroxicina (2mg/kg/día cada 6h)

Barco

En este medio de transporte es más frecuente el mareo (cinetosis).

Los principales signos y síntomas de cinetosis son

  • Palidez
  • Sudor frío
  • Náuseas
  • Vómitos

En ocasiones se acompaña de síntomas respiratorios, cardiovasculares o intestinales

Los niños de 2 a 12 años son más susceptibles. Se recomienda sentarse en la parte más estable del barco (parte central) con la mejor vista al horizonte, no leer durante el trayecto, recostarse sobre una superficie firme y tomar de forma profiláctica dimenhidrinato (5mg/kg/ día en 4 dosis), una hora antes del viaje. 

Automóvil

En este medio también se puede padecer mareo (cinetosis). La falta de espacio para moverse, la poca atención que se le puede prestar al niño debido a la conducción, origina con más facilidad irritabilidad y cansancio, por lo que no es un buen medio de transporte para trayectos largos. En los países más pobres además, los vehículos suelen estar en malas condiciones así como las redes viarias en mal estado. La seguridad en este medio es muy importante por lo que ningún niño debería viajar en los asientos delanteros del coche.

  • Los niños de 0 a 3 años de edad deben viajar sujetos en asientos o cunas apropiados asegurados con cinturón
  • Los niños de 3 a 10 años pueden precisar un cojín y deben utilizar cinturón normal o especial si se requiere

Tren

Es un buen medio de transporte para viajar con niños, pero en las áreas tropicales en las que hay servicios ferroviarios, sus condiciones no los hacen tan recomendables, ya que frecuentemente se prolongan los itinerarios por causas diversas, y hay que prevenir esta posibilidad.

Autora:
Dra. Victòria Fumadó Pérez, responsable del programa del niño viajero o adoptado en el extranjero del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Los contenidos han sido elaborados en mayo de 2003.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Acepto

Identificarse en la web